Tartufo

El trauma, lo conducido, el creer morir cuando se quiere aunque no convenga; la lástima, la espera, el envidiar sistemático como un veneno del talento amarrado.

Cuántas veces vas al baño a desechar ese pedazo de conciencia...

Los pensamientos, la victoria, la etiquetada y codiciosa fantasía de un mañana diferente... y en el centro la fe.

Siempre la fe, como un pararrayos de movimientos... no prosigas con la coda si el elemento continua tintineando en la siguiente página.

Y el tartufo... el mundo construido con los 15 minutos de gloria, ahora da autoridad para hablar de los éxitos y fracasos ajenos.

Dos por tres

Dos días, dos horas, dos espejos, un mal reflejo, el peinado dividido y el encuentro monotemático saltaba al ruedo; el silencio es una careta que carece de agujeros, las comparaciones y los gestos no llegan a su destino, -No entiendo-, me repito, algo intuyo y trato de en segundos simular una avalancha de posibles combinaciones... Quisiera decir milisegundos pero el multitasking se va mejor en los cerebros nuevos.

Quiero hacer lo de las chupitas... accedan a este pedazo de carne y descubran lo que dice el elemento eléctrico que me diferencia.

-Poposear es una palabra chistosa
-¡¿Ah?!
-Pensé que me estaba escuchando...

Son sólo monólogos de quienes viven la normalidad entre la subjetividad de lo sencillo y la grandilocuencia de lo que se oculta detrás del peinado de bufón.

Hay un niño que me espera en casa, una esposa amorosa y una copiosa voluntad de fantasías, los futuros... las buenas decisiones.

Sonido de saxofón impreso en 3D: ¿El futuro de las boquillas?




En el Festival Futur en Seine está actualmente exponiendo Syos, una empresa que ofrece impresión en 3D de boquillas a pedido.

Las boquillas son fabricadas de acuerdo a las especificaciones y comentarios enviados por el instrumentista, tomando en cuenta timbre, potencia y varios aspectos relacionados con la interpretación, que van desde marcas y modelos de instrumento y accesorios, a tipos de música y necesidades en cuanto sonido. Con base a las respuestas de cada cliente, envían una boquilla en ABS para pruebas y con el feedback que el saxofonista envía, mandan una versión corregida. Cuando se ha llegado a la boquilla "de los sueños", se puede optar a pedirla en diversos materiales (metal, ebonita, etc.).

¿el futuro para las boquillas de saxo?

Para más detalles acerca del festival pueden visitar (en francés):

http://www.sciencesetavenir.fr/high-tech/imprimante-3d/20160610.OBS2302/l-impression-3d-pour-personnaliser-un-son-de-saxophone.html?xtor=RSS-12

Sitio del fabricante http://www.en.syos.co/

Me causa curiosidad el resultado que podría obtener si combino el tipo de abertura a la que estoy acostumbrado con diferentes tipos de bafles (los techos falsos de la recámara). Si llego a pedir una boquilla lo estaré documentando.

Me acerco

Me acerco al punto de construcción, sin contrición; el ser humano de antes quiere deslizarse a la superficie sin los acentos propios de sus vicios antiguos.

Suena... y que suene es importante, la música se abre paso equilibrando, cada paso, cada orgullo, cada momento aclimatando el espacio entre la siembra y la siega... la luz de la ventana, la entraña sonora y el revolver del cólico y la luciérnaga...

Cala, escarba y enmaraña, el pensamiento y la dirección emulan una diminuta vía de escape, la mente lo cree, el estomago presiente la adrenalina, suena a Richter con aires de omnipotencia, suena Richter mientras catapulto una letra tras otra en un lugar que quiere convertirse en mi casa pero al que mi aversión climática le hace un par de ascos.

Me acerco al punto en el que la conciencia necesita un paracaídas creativo.

Seis

Hoy fui un poco triste, mientras 5 personas (mis papás, mi hermana, mi esposa y yo) cambiábamos el pañal de Santiago... Sí, 5; fui consciente de la ausencia, del abandono, de los ciclos, de lo adaptables que podemos terminar siendo a la hora de enfrentar el dolor, la perdida y el mismo dolor de la perdida.

Mi abuela, a 2 meses de cumplir 100 años está a casi 150 kilómetros de casa, a veces presente dentro de sí misma, pero la mayor parte del tiempo en un mundo que jamás espero visitar; mi abuelo, a 7 kilómetros de casa, reposa desde hace 8 años bajo un césped verdecito que hace varios años no visito.

Siempre hemos sido 6, número de carne, número par, número imperfecto para los semioticos, número de encuentro silencioso y faena de pandilla, número de tierra. Cuando mi abuelo se fue sólo Angélica pudo llenar su número, cuándo mi abuela salió de casa llegó Santiago.

Me es imposible no pensar en los relevos, los mismos que no se detendrán mientras exista el tiempo.

¿Cuántas veces seis y en cuántos seis?

Un menos para el seis siempre será evidente, no es lo mismo con un 10, o con un 8, el seis es poco, un menos es una baja importante para un seis.

¿Cuántas veces seis y en cuántos seis?

¿Cómo seríamos todos juntos?

Hay... con qué



Hay quien se hace misionero y hay quien decide tomar como misión el gobernar el pequeño palacio del hogar, hay quien decide viajar por el mundo y hay quien viaja entre los mundos de esas diminutas historias cotidianas. Hay quien construye sus rutinas tras la exploración de lo que aún no existe (en la memoria por lo menos), hay quien exporta sus alientos tras causas más justas que las de los hombres de asentamiento estacionado... (no quiero decir sedentario porque eso implicaría jugar con la inmovilidad... y eso ya no existe).

Hay quien se frustra con la cuesta pero también hay quien se divierte haciendo el mejor tiempo en el peor terreno, buscando la gloria personal, burda para el mortal pero estoica para el "guerrerito".

Las formas de movimiento, el movimiento en la forma, entendiendo la forma como una arquitectura musical y al mismo tiempo una superposición de aristas inconformes con el espacio... lo que se ve y lo que se piensa... lo que se entiende con los sentidos y el pensamiento no dirigido.

Tal vez he estado inmóvil, pero el faro no es guía sin su apego al terreno, sin su quietud conectora, sin su rigidez rompeolas.

No me hago papá para sembrar itinerancias, no me hago concertista de casa para irme de gira y olvidar lo que realmente me inspira, no hablemos de técnica, no hablemos de sesos, la memoria muscular se debate en la debacle y un trocito de reconocimiento puede ser la droga dispersora de lo verdaderamente importante.

La ciencia, la música, la teoría y el espacio sucesor de lo que en algún momento será mi coda, el nombre, el legado, la contractura. Tengo dedos para tocar saxo, tengo corazón para rascar el ukelele y tengo piernas para lanzarme por la suba en una fixie de 52 dientes en el plato. Tengo años para preparar a un sucesor, uno que sí construya su rutina entre los viajes de la orquesta y el parpadeo de mil vuelos... uno que tenga más sangre en las venas y menos detalles minimalistas... uno más sangre y menos flema. Y ahí volvemos a los temperamentos.


Fracasado

Negación y objeción de conciencia, pide feedback individual y escucha algo que tal vez no quieras con un leve matiz a lástima y no recompensa. He podido sentirme fracasado cuando me encuentro con hilos sueltos de metas que me planteé en el pasado.



Resumen

Esto se niega a estirar la pata, las plantillas y el código se comen más tiempo del que me imaginaba.

La paternidad ha sido un buen plato, 4 meses de aprendizaje que también comen tiempo a la hora de mantener la costumbre de escribir, igual con el leer.

Santiago es fuerte, alegre, el pelirrojo me ha dado buenas excusas para replantear diferentes aspectos de mi vida, de mi carrera, de mis prioridades, de mi relación con Angélica. Los días han sido buenos.

Ya casi cumplo 6 meses moviéndome en bicicleta, primero en una single speed con manubrio de persecución, pero ahora la alterno con una fixie talla 48 que me hace sentir como un mensajero gringo, es muy rápida, no es para las ciclorutas, es para la calle, entre los buses y los carros.

En el tema de la audición llevo esperando 5 meses un correo que no tardará (lo presiento), mientras tanto paso las tardes estudiando en el alto (Un Selmer Bundy II de 1997) y en el tenor (Un Conn Shooting Star de 1970), dos delicias para los dedos, ambos tienen ese sonido oscuro y jazzero que tanto me gusta, creo que nunca me adaptaría a un saxo de sonido brillante. El Conn fue la mejor decisión que pude tomar, vendí el cello para comprarlo... cerré un capitulo y decidí tocar lo que de verdad debo tocar. El setup aún no está completo porque en unos pocos meses se unirá al alto y al tenor un barítono, el tema de boquillas también es un tema que está en proceso.

Creo que ese es el resumen más completo que puedo dar de mis últimos meses.

Sigo en sequía compositiva pero también estoy trabajando en ese aspecto, espero tener noticias de ese tema en las próximas semanas.


Hasta aquí nos trajo el rio



Este blog termina aquí, pero continúa acá www.fujazz.xyz

Pásese. 


i Love Fixie

En sus primeros 110kms. #Fixie

Ayer dediqué gran parte del día a conducir (camioneta), me estresé mucho, tenía ganas de dejar el carro botado y salir corriendo, la entrada a Bogotá estaba insoportable, durante todo el camino no podía dejar de pensar en mi bicicleta.




My blip

Fujazz

Mi foto

Músico concertista (violoncellista, saxofonista, pianista), contratenor, compositor y productor musical.

Google+ Followers

Fujazz en pocas palabras

Archivo

Aquí se escucha

www.flickr.com
Éste es un módulo Flickr que muestra fotos o videos públicos de fujazz_08. Crea tu propio módulo aquí.

Blogger news

Blogalaxia Votame BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogs que sigo

Sigueme